Finanzas

Diferencia entre intereses y comisiones

Los intereses y las comisiones son dos conceptos financieros diferentes. Los intereses se refieren al costo que se paga por el uso de dinero prestado, ya sea para una tarjeta de crédito, un préstamo personal o una hipoteca. Por otro lado, las comisiones son cargos adicionales que se cobran por servicios específicos, como una comisión por mantenimiento de una cuenta bancaria o una comisión por transferencia de fondos.

Si alguna vez has solicitado un préstamo o una tarjeta de crédito, seguramente has escuchado hablar sobre intereses y comisiones.

Aunque ambos términos suelen confundirse, es importante conocer la diferencia entre ellos para poder tomar decisiones financieras informadas.

En este artículo, te vamos a explicar qué son los intereses y las comisiones, cómo se calculan y cómo afectan a tus finanzas. ¡Vamos allá!

¿Qué son los intereses?

Los intereses son el costo que se paga por el uso del dinero que se ha prestado. Cuando solicitas un préstamo o utilizas una tarjeta de crédito, la entidad financiera te presta una cantidad de dinero que deberás devolver en un plazo acordado. A cambio de prestarte ese dinero, la entidad financiera te cobra un interés, que se expresa como un porcentaje del monto prestado.

Por ejemplo, si pides un préstamo de 10000 € y el interés acordado es del 10%, tendrás que devolver 11000 € (10000 € + 1000 € de intereses) al final del plazo acordado.

Es importante tener en cuenta que los intereses pueden ser fijos o variables. Los intereses fijos se mantienen iguales durante todo el plazo del préstamo, mientras que los intereses variables pueden cambiar en función de ciertos índices económicos, como la tasa de interés del mercado.

También te puede interesar: ¿Cómo se cobra la tasa de interés?

¿Qué son las comisiones?

Las comisiones son cargos adicionales que se aplican por servicios específicos que presta la entidad financiera. Estos servicios pueden incluir desde el mantenimiento de una cuenta bancaria hasta la emisión de una tarjeta de crédito.

¡Muy interesante!  Abogado Bancario. Definición y Función.

A diferencia de los intereses, que se calculan como un porcentaje del monto prestado, las comisiones suelen tener un valor fijo. Es decir, la entidad financiera te cobra una cantidad determinada por un servicio específico.

Por ejemplo, si tienes una cuenta bancaria, es posible que la entidad financiera te cobre una comisión por mantener la cuenta abierta. O si utilizas una tarjeta de crédito para realizar una compra en el extranjero, es posible que la entidad financiera te cobre una comisión por el cambio de divisa.

También te puede interesar: Ventajas del crédito hipotecario

¿Cómo se calculan los intereses y las comisiones?

Los intereses y las comisiones se calculan de diferentes maneras. En el caso de los intereses, como mencionamos anteriormente, se expresan como un porcentaje del monto prestado. El cálculo exacto de los intereses dependerá del tipo de interés acordado (fijo o variable) y del plazo del préstamo.

Por otro lado, las comisiones suelen tener un valor fijo que se aplica por cada servicio específico que presta la entidad financiera. En algunos casos, las comisiones pueden expresarse como un porcentaje del valor de la transacción (por ejemplo, una comisión del 3% por un retiro de efectivo en un cajero automático).

Es importante tener en cuenta que, además de los intereses y las comisiones, es posible que existan otros cargos asociados a un préstamo o una tarjeta de crédito, como los seguros o los gastos por retrasos de pagos. Por eso, es importante leer detenidamente los términos y condiciones del contrato antes de aceptar cualquier oferta financiera.

¿Cómo afectan los intereses y las comisiones a tus finanzas?

Tanto los intereses como las comisiones pueden tener un impacto significativo en tus finanzas personales. Si no se gestionan adecuadamente, pueden llevar a un aumento de la deuda y a una disminución de tu capacidad de ahorro.

¡Muy interesante!  Préstamos de capital privado. Definición y concepto.

Por ejemplo, si utilizas una tarjeta de crédito con una tasa de interés alta y no pagas el saldo completo cada mes, es posible que te encuentres pagando intereses sobre el saldo adeudado, lo que aumentará tu deuda con el tiempo. Además, si utilizas la tarjeta de crédito para realizar compras en el extranjero o para sacar efectivo de un cajero automático, es posible que tengas que pagar comisiones adicionales.

Para evitar que los intereses y las comisiones afecten negativamente tus finanzas, es importante:

  • Comparar las ofertas de diferentes entidades financieras antes de solicitar un préstamo o una tarjeta de crédito.
  • Leer detenidamente los términos y condiciones del contrato para entender cuáles son los intereses, comisiones y otros cargos asociados.
  • Utilizar los productos financieros de manera responsable y no gastar más de lo que se puede pagar.
  • Pagar las facturas a tiempo y evitar los pagos tardíos, que pueden resultar en multas y cargos adicionales.
Daniel Gutiérrez Viñas

Daniel Gutiérrez Viñas

Formación académica: Miembro acreditado por la institución europea EFPA como "European Financial Advisor" Licenciado en Economía por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid Máster en Asesoramiento y Planificación Financiera por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Experiencia laboral: Manager de educación financiera en Benowu International Academy S.L. desde 2016 Analista de Tradingdesdecero.com desde 2016 Información profesional previa: Anteriormente gestor de operaciones en Banco Sabadell, Consultor de trading en Academy of Financial Trading, Asesor Financiero en Seguros Santalucía y Gestor Comercial en Caja Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *